t f y r
^

De cuando llueve en Mar del Plata

Hace ocho meses disponíamos armar el calendario de La Ruta del Aperitivo con diez fechas donde atravesaríamos cuatro provincias para pregonar la palabra del vermú. Una fecha tuvo especial atención: Mar del Plata. Por todo lo que la ciudad significa para los argentinos que alguna vez la vistamos tanto sea para veranear, de vacaciones o trabajo. Queríamos sacarle provecho a sus hermosas playas y junto a la incipiente primavera, celebrar el cumpleaños del Embajador Rojo, Martin Auzmendi.
Pero como dijo Tusam “Puede fallar”, el clima se volvió en nuestra contra regalandonos tres días consecutivos donde llovió sin parar y la sensación térmica rondo los cero grados. ¡Tres días con sus días y sus noches!

Pero no nos dejamos amedrentar y salimos en busca de la séptima Estación, ya en el Kilómetro 2612, que se repartió entre el Rico Tiki Bar y Samsara Beach. Ambos lugares inspirados en el mar y sus playas.

Taller

El lunes arrancó la jornada con Noche de Aperitivos en el Rico, jugando un poco con la estética de la cultura surf que tanto pregona nuestro colega Matias Merlo. Cambiamos el dueto Chaleco + Corbata por la Camisa Floreada y salimos a improvisar mezclas con aires playeros. No está demás aclarar que llovía.
El martes nos fuimos a Samsara Beach, un hermoso lugar con una vista privilegiada del Mar Argentino. Y si están pensando lo mismo que yo, les digo que tienen razón: llovía y soplaba mucho el viento. Y aún así la convocatoria superó nuestras expectativas ya que bartenders, camareros, prensa y amantes del vermú coparon el parador + bar del complejo La Normandina.
Allí estuvimos charlando sobre los productos, como consumirlos, como se bebía en Mar del Plata y sobretodo que historias había alrededor de los mismos. Desde la famosa Rambla con sus bares ofreciendo “el vermú con la picada con más de 20 acompañantes” a la muerte del Negro Olmedo, las tablas de surf y los personajes del lugar como “El Loco de los Patines”.

La vista desde Samsara

Pasamos la tarde en medio de las botellas, disfrutando de la creación de la recetas marplatenses de La Ruta y el cierro llegó en manos de una tremenda picada que nos convidaron en el lugar. Entre charla y charla se fue esfumando el sol y llego la noche con más lluvia y frío.
El miércoles tocaba el turno de partir y había menguado la lluvia, que molestaba de a ratos con tenues lloviznas. Decidimos despedirnos de las playas y nos fuimos hacia el sur recorriendo los balnearios hasta llegar a la zona de los acantilados. Pisamos la arena, tocamos el mar y otra vez, nuestra querida amiga lluvia. Con lo que debimos abandonar el lugar.
Ya sobre la Avenida Patricio Peralta Ramos nos disponíamos a partir cuando, por unos segundos, apareció el sol. ¿Y a que no saben a quien cruzamos en ese momento? Al Loco de Los Patines, con su camisa floreada, sus rollers, sus auriculares sonando y su baile jaggeriano semi desnudo con cinco grados de temperatura frente al mar. ¡Eso si que es ser guapo!

El Loco de los Patines

Las fotos de la Estación Mar del Plata

Comments

comments

Share

Reply